Tractado repartido en cinco partes principales que declaran el mal que significa este nombre Peste,

en 1599. En este caso el autor se centra en el ámbito portugués y, como otros físicos de su época, resalta la importancia de los cometas y otras señales externas como auguradoras de pestes y desgracias varias. Coimbra. Diego Gomez Loureyro. 1601. Este portugués, catedrático en la Universidad de Salamanca, fue muy reconocido por sus comentarios a los tratados hipocráticos. Esta obra se encuadra dentro del corpus de literatura loiomológica surgida a la zaga del foco de peste que asola la Península Cuarto. 12h., 123f., 60f., 4h. Encuadernación en piel con nervios y dorados en lomo, restaurada. Palau, 263220. Portada manuscrita, la original impresa y tres hojas de preliminares facsimiladas. Medicina.

REF: LA0686 // Stock: Disponible

700 €

IVA incluído